Traducciones
(cardiología)

Trabajo realizado para la empresa Pharmaconsult, del grupo Americana de Publicaciones. Año 2000.

Son significativos los niveles elevados de triglicéridos respecto del riesgo cardíaco?

Do triglycerides provide meaningful information about heart disease risk?

  Arch Intern Med 2000 Jul 10;160(13):1937-44

Avins AL, Neuhaus JM


El nivel elevado de triglicéridos no parece ser muy indicativo de riesgo cardíaco frente a las cifras de colesterol, un factor mucho más establecido de riesgo cardiovascular.

Varios trabajos han mostrado que los triglicéridos elevados pueden elevar la tasa de cardiopatía. Sin embargo, este nuevo análisis, que resume los datos de tres estudios a largo plazo, ha puesto en tela de juicio su asociación con el riesgo de enfermedad cardíaca.

El trabajo enuncia que "en este momento no hay razón suficiente para medir el nivel de triglicéridos en sujetos con hipercolesterolemia", ya que en el estudio no se encontraron evidencias de que la hipertrigliceridemia como factor independiente eleve el riesgo de infarto en los varones. Además, ratifica que hay una pequeña evidencia de su no relación en mujeres.

Las personas con hipertrigliceridemia tienen, típicamente, bajos niveles de HDL y elevación del colesterol total. Las mismos factores que mejoran el nivel de HDL y LDL, como ejercicio y medicamentos, también actúan sobre las tasas elevadas de triglicéridos.


La hipercolesterolemia durante la juventud eleva el riesgo cardíaco

J.Stamler

JAMA 2000; 284: 319- 324.

Los varones jóvenes con niveles de colesterol elevados presentan un mayor riesgo de fallecer a causa de una enfermedad cardiovascular y patología coronaria durante su edad adulta. El equipo de Stamler ha evaluado el impacto del colesterol sérico en un grupo de varones sin historial de diabetes mellitus o infarto cardiaco. Los sujetos tenían más de 40 años y provenían de tres estudios distintos.

La enfermedad coronaria se localizó en el 26 % de las muertes producidas en el primer ensayo, en el 34 % de los fallecimientos del segundo y en el 28 % del tercero. La patología cardiovascular se detectó en el 34 %, el 42 % y en el 39 % de las muertes de cada uno de los grupos anteriores.
 
Los resultados obtenidos demuestran que existe una relación continua y gradual entre el colesterol sérico y el riesgo a largo plazo de enfermedad coronaria, de patología cardiovascular y de cualquier causa de mortalidad, del riesgo sustancial absoluto y del exceso de riesgo de muerte por enfermedad coronaria, de patología cardiovascular, así como una menor esperanza de vida en relación a los jóvenes con niveles de colesterol normal.

Hipercolesterolemia familiar sin diagnosticar: estudio prospectivo regional.

Extent of underdiagnosis of familial hypercholesterolaemia in routine practice: prospective registry study.

Neil HA, Hammond T, Huxley R, Matthews DR, Humphries SE

BMJ (British Medical Journal). 2000 Jul 15;321(7254):148.

Un estudio realizado en casos de hipercolesterolemia familiar detectó que usualmente no se la diagnostica hasta que el paciente no alcanza la edad adulta, a pesar de que su tratamiento puede comenzar en la infancia. La causa de la enfermedad es un defecto genético que hace que el hígado del paciente no pueda eliminar el colesterol LDL de la sangre. La probabilidad de transmisión paterno-infantil es del 50% y se estima la incidencia en una de cada 500 personas.

Los investigadores descubrieron en su estudio que sólo una cuarta parte de los casos esperados de este trastorno había sido diagnosticada. El número de niños y adolescentes detectados era muy reducido. Cuando no se trata este tipo de colesterol elevado puede conducir a un infarto en la mitad de los hombres y en un tercio de las mujeres antes de los 60 años. Cuando se diagnostica en niños se indica una dieta baja en grasas y una terapia farmacológica, que juntas reducen el riesgo cardiaco.

Diferencias étnicas en el índice de enfermedad cardiovascular

Cardiovascular diseases in ethnic groups

Anand S, Yusuf S

Can J Cardiol. 1999 Dec;15 Suppl G:47G-50G


Los sujetos de raza sudasiática son más propensos a sufrir enfermedad cardiovascular (ECV) que los originarios de Europa y China, incluso a pesar de que los europeos presenten un mayor nivel de aterosclerosis.

Debido a que la tasa de ECV varía entre los diferentes grupos étnicos de Canadá, se decidió analizar qué factores podían explicar estas diferencias raciales. Se controlaron a 985 sujetos de tres ciudades distintas y se definió la patología cardiovascular de acuerdo a los hallazgos electrocardiográficos o al historial clínico.

El grado de aterosclerosis carotídea se asoció en cada uno de los grupos étnicos con una prevalencia de ECV: los asiáticos presentaban la mayor prevalencia.

Los datos sostienen la posibilidad de que la patogénesis de la enfermedad cardiovascular puede variar dependiendo de las razas. La mayor incidencia entre esta población puede estar causada por las diferencias existentes en la composición de la placa de ateroma y en la propensión a desarrollar trombosis.


La infección por CMV parece incrementar el riesgo de cardiopatías

Arch Intern Med 2000; 160: 2.027-2.032.

Sorlie P.

Se han analizado a más de 700 individuos con niveles elevados de anticuerpos de CMV. Los resultados demuestran que la presencia de la infección aumenta en un 76 % el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca en un plazo superior a 5 años, en comparación con los individuos que carecen de esos anticuerpos.
La hipótesis de que agentes infecciosos estén implicados en procesos cardíacos se remonta a estudios realizados en pollos, en los que se detectó que el herpes virus se asociaba con una estenosis de las arterias. Más del 85 % de la población estadounidense podría estar infectada por el CMV: se trata de una infección muy frecuente, igual que sucede con las enfermedades cardíacas.

En el citado estudio, el 20 % de los individuos analizados que presentaba los mayores niveles de anticuerpos de CMV se correspondía con los que mostraron el mayor riesgo de cardiopatía. Aunque los datos son significativos, la infección todavía no se ha relacionado definitivamente con la enfermedad cardíaca. Se especula que de ser así valdría la pena poner esfuerzo en el desarrollo de una vacuna preventiva.

 El autocontrol de terapia con trombolíticos es tan eficaz como el que hace el médico

SELF-MANAGEMENT OF ANTICOAGULANT THERAPY

The Lancet - Volume 356, Number 9224  8 July 2000

Cromheecke M. y col.


La automedicación de anticoagulantes resulta, al menos, tan eficaz como el manejo de este tratamiento farmacológico por parte de un especialista.
Los antagonistas de la vitamina K son una terapia efectiva para prevenir y tratar los accidentes trombóticos, pese a que resulta necesario regular adecuadamente la dosis de esta sustancia. Se compararon los resultados conseguidos por especialistas que manejaban esta terapia con los de los propios pacientes que se automedicaban, basándose en las recomendaciones aportadas por sus médicos.

Los autores del estudio incluyeron a 50 pacientes tratados a largo plazo con la terapia farmacológica. Durante tres meses, estos individuos manejaron por sí mismos la administración del fármaco. El trabajo reveló que la proporción de pacientes que cumplían con el tratamiento era mayor cuando eran ellos los encargados de su terapia. Además, la mayoría de los sujetos estudiados indicó que preferían tratarse ellos mismos.
 
 Esta experiencia podría ampliarse a otros tipos de enfermos que dependen de terapias de larga duración, tales como los individuos diabéticos insulinodependientes.

La prevención primaria de la cardiopatía isquémica tiene una alta efectividad en mujeres

Primary Prevention of Coronary Heart Disease in Women through Diet and Lifestyle

Meir J. Stampfer, Frank B. Hu y col.

N Engl J Med 2000; 343: 16-22.

En las mujeres, el cumplimiento de la prescripción médica de dieta, ejercicio y abstinencia de tabaco se asocia a un riesgo muy bajo de CI. Se efectuaron seguimientos de 84.129 mujeres participantes en el Estudio de la Salud de las Enfermeras de Estados Unidos en las que no se habían diagnosticado enfermedades cardiovasculares, cáncer ni diabetes en la valoración inicial, efectuada en 1980.

Durante los 14 años de seguimiento se documentaron 1.128 eventos coronarios importantes (296 muertes por cardiopatía isquémica y 832 infartos no fatales. Se las definió como de bajo riesgo cuando no eran fumadoras, con una masa corporal inferior a 25, consumían un promedio de una media copa de bebida alcohólica al día, practicaban actividad física moderada a intensa al menos media hora al día de promedio y se encontraban en el 40 % más elevado de la cohorte que consumía una dieta de protección cardiovascular.
Las mujeres de la categoría de bajo riesgo mostraron un riesgo relativo de eventos coronarios del 0,17 en comparación con el resto. El 82 % de los eventos coronarios se pudo atribuir a la falta de adherencia a ese patrón de bajo riesgo.

Tratamiento del infarto agudo de miocardio y mortalidad a 30 días en mujeres y hombres.

Gan SC y col.

Treatment of acute myocardial infarction and 30-day mortality among women and men.

N Engl J Med. 2000 Jul 6;343(1):8-15.

  Estudios previos habían sugerido que las mujeres con infarto agudo de miocardio reciben un tratamiento menos agresivo que los varones. Se utilizaron datos del Proyecto Cooperativo Cardiovascular para determinar si los hombres y las mujeres que eran candidatos ideales a un tratamiento determinado tras un infarto agudo de miocardio eran tratados de forma diferente.
Entre los candidatos ideales a recibir un tratamiento, era menos probable que las mujeres de todos los grupos fueran sometidas a un cateterismo diagnóstico si se comparaban con los hombres. La diferencia fue especialmente acusada entre las mujeres con edad avanzada.
Se constató una probabilidad ligeramente menor de que las mujeres recibieran terapia antitrombolítica en un plazo de 60 minutos frente a los hombres o que recibieran aspirina en un plazo de 24 horas desde la llegada al hospital, aunque la probabilidad de que recibieran betabloqueantes fue similar, y de IECA algo mayor.
Después de ajustar las variables, las mujeres y los hombres presentaron tasas de mortalidad similares a los 30 días.

Recomendaciones médicas en profilaxis antibiótica para prevención de la endocarditis.

Physicians' recommendations to patients for use of antibiotic prophylaxis to prevent endocarditis.

Seto TB, Kwiat D, Taira DA, Douglas PS, Manning WJ

JAMA 2000 Jul 5;284(1):68-71


A pesar de las guías de actuación publicadas hace unos años, muchos sujetos con patología cardíaca preexistente no toman las medidas adecuadas de prevención antibiótica de por vida, según se recoge en un estudio. Durante las limpiezas dentales, por ejemplo, algunas bacterias de la boca pueden entrar en el sistema sanguíneo y reaccionar contra las válvulas cardíacas. Cerca de las tres cuartas partes de los que se infectan presentan una patología cardíaca previa. Hace tres años, la Asociación Americana del Corazón simplificó las guías de procedimiento para mejorar la adhesión al tratamiento, y recomendó que los pacientes con riesgo moderado o alto deberían tomar una sola dosis de antibióticos antes de someterse a una limpieza de boca u otros procedimientos que implicaran manipulación con riesgo de hemorragia.

Se hizo un seguimiento a 218 pacientes y se observó que el 90 % se encontraban en grupos de alto riesgo cuando se sometían a procedimientos odontológicos. En grupos de pacientes de alto riesgo, tan sólo el 60 % habían recibido consejo médico para someterse a un tratamiento antibiótico profiláctico y esta cifra se reducía hasta el 25 % en pacientes con bajo riesgo.

Las respuestas endoteliales contra las lipoproteínas oxidadas determinan la susceptibilidad genética a la ateroesclerosis en ratones.

Endothelial responses to oxidized lipoproteins determine genetic susceptibility to atherosclerosis in mice.

Circulation 2000 Jul 04;102(1):75-81

Shi W; Haberland ME; Jien ML; Shih DM; Lusis AJ

Algunas personas pueden comer dietas ricas en grasas sin desarrollar placas de ateroma, mientras que en otras no ocurre lo mismo. Una de las respuestas puede hallarse en un gen que hace que los vasos secreten una proteína protectora frente al desarrollo de depósitos grasos en las arterias.

Se estudiaron las células del endotelio de las aortas en dos diferentes cepas de ratones: una tiende más a desarrollar aterosclerosis cuando sigue una dieta rica en grasas y la otra es más resistente a la enfermedad por la dieta.

En los humanos, al igual que en los ratones, las dietas ricas en grasas incrementan los niveles de LDL, que se asocia a un aumento de la aterosclerosis. Ambas especies comparten la fisiopatogenia de las fases tempranas de la enfermedad.

Estos datos tienen unas implicaciones significativas en cuanto al tratamiento, ya que quizás se lleguen a bloquear los mecanismos que llevan a la enfermedad, sea por estimulación o interrupción de algunas vías metabólicas.

Nueva visión en la progresión de la estenosis aórtica. Implicancias para la prevención secundaria.

New insights into the progression of aortic stenosis: implications for secondary prevention.

Circulation 2000 May 30;101(21):2497-502

Palta S; Pai AM; Gill KS;


La hipercolesterolemia parece elevar el riesgo de desarrollar una valvulopatía. Se ha constatado que las valvulopatías ocurren con más frecuencia entre los varones y las personas que fuman. Un alto nivel de colesterol favorece la aparición de la aterosclerosis y de infarto de miocardio o ictus. Asimismo, los niveles elevados de colesterol constituyen un factor de riesgo para la estenosis de la válvula aórtica.

En este estudio sobre 170 pacientes se empleó la ecocardiografía para analizar el tamaño de la apertura de la válvula, zona que recibió el nombre de área ventricular aórtica. Cuando la zona presentaba un escaso tamaño, la estenosis de la válvula aórtica era más severa.
 
Los marcadores de la rápida progresión de la enfermedad fueron: sexo masculino, hábito tabáquico y niveles altos de creatinina, que indican menor actividad renal. Además, se consideran en este grupo los sujetos con cifras elevadas de calcio. Si se reducen los factores de riesgo de la enfermedad posiblemente se pueda evitar su progresión.

Fumar cigarrillos se asocia con menores niveles y actividad del antioxidante paraoxonasa en pacientes con enfermedad arterial coronaria.

Smoking is associated with reduced serum paraoxonase activity and concentration in patients with coronary artery disease.

Circulation 2000 May 16;101(19):2252-7

James RW; Leviev I; Righetti A

El riesgo de que un fumador tenga un ataque al corazón es dos veces superior al de los no fumadores.

El estudio ha sido realizado en 596 sujetos con enfermedad coronaria y se ha visto que los fumadores presentan concentraciones del antioxidante paraoxonasa mucho menores que los no fumadores o los exfumadores. Los antioxidantes contrarrestan los radicales libres que pueden dañar a las células. Cuando las grasas del organismo, como la LDL, se oxidan, son más propensas a formar placas de ateroma que bloquean los vasos sanguíneos.

Como la sangre de los fumadores contiene una menor cantidad de paraoxonasa, sufren más oxidación, lo que aumenta el colesterol en sus vasos sanguíneos. Y el exceso de colesterol hace que aparezcan trombos o placas que desencadenan el ataque al corazón o el ictus, favorecidos por la menor prevención de la paraoxonasa reductora del LDL.

El polimorfismo común en el promotor del gene de la proteína microsomal de transferencia de triglicéridos influye sobre los niveles de colesterol, ApoB y triglicéridos en jóvenes afroamericanos: resultados del estudio de desarrollo de riesgo arterial coronario en jóvenes adultos (CARDIA).

  Common polymorphism in promoter of microsomal triglyceride transfer protein gene influences cholesterol, ApoB, and triglyceride levels in young african american men: results from the coronary artery risk development in young adults (CARDIA) study.

  Arterioscler Thromb Vasc Biol 2000 May;20(5):1316-22

Juo SH; Han Z; Smith JD; Colangelo L; Liu K

Se analizaron 4.000 hombres y mujeres de raza negra y blanca, durante más de 10 años. Los resultados indican que la variante TT podría aumentar el riesgo cardiovascular.

La forma de un gen encontrada en algunos hombres afroamericanos se ha asociado con mayores niveles de colesterol, al compararla con otras variantes del mismo gen, según los investigadores que estudiaron los efectos de tres formas comunes del gen denomiado MTP.

Los hombres de raza negra con la forma TT de este gen presentaron niveles significativamente más altos de colesterol LDL, además de más triglicéridos y lipoproteína B (ApoB), una proteína que transporta ciertos lípidos por la circulación sanguínea, en comparación con los niveles encontrados en las otras dos formas del gen.

La presión sistólica es determinante para la HTA en pacientes mayores.

Clinical Advisory Statement. Importance of systolic blood pressure in older Americans

Hypertension 2000 May;35(5):1021-4

Izzo JL Jr; Levy D; Black HR

La presión sistólica es el factor más importante para determinar si un sujeto tiene hipertensión. Las nuevas recomendaciones se centran en que la presión sistólica debería considerarse el primer objetivo para la detección, evaluación y tratamiento de la hipertensión, especialmente entre los sujetos de mediana edad.

La presión debería mantenerse por debajo de 140/90 mmHg a lo largo de la vida, por encima de ese nivel, es necesario establecer terapias tempranas para proteger a los órganos blanco.

Asimismo, los expertos creen que es necesario tener un control más estricto sobre los sujetos que se encuentran en grupo de riesgo, como son los hipertensos con diabetes, que deben mantener sus cifras entre 135 y 85 mmHg, mientras que los sujetos con insuficiencia cardíaca deberían mantener sus cifras de presión sanguíneas tan bajas como sea posible.

El autor también indica que existen muchos datos que evidencian que la presión sistólica es un factor crítico determinante sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Asocian el carácter irritable con la aparición de patología cardíaca: análisis prospectivo del estudio de riesgo de ateroesclerosis en comunidades ARIC.

Anger proneness predicts coronary heart disease risk: prospective analysis from the atherosclerosis risk in communities (ARIC) study.

Circulation 2000 May 2;101(17):2034-9

Williams JE, Paton CC, Siegler IC, Eigenbrodt ML, Nieto FJ, Tyroler HA


Se demuestra la relación existente entre la facilidad para irritarse o enfadarse y una mayor probabilidad de experimentar un infarto de miocardio y muerte súbita cardíaca. Los varones, especialmente los más jóvenes, son las personas que más propensión tienen a enfadarse y, por lo tanto, de sufrir un ataque cardiaco.

Las personas con tendencia a la irritación tienen una probabilidad tres veces mayor de padecer un infarto o una muerte súbita cardíaca que las de carácter más tranquilo. No obstante, la coordinadora del trabajo, matiza que los resultados son aplicables a los sujetos con niveles de tensión arterial normal, pero no en los casos que sufren de hipertensión. Las implicaciones del ensayo indican que un enfado puede, en teoría, conducir a un infarto, especialmente en los varones con una edad media y niveles de tensión arterial normal.

La sospecha de que los estados emocionales, como la ansiedad, la depresión o la ira, pueden incidir en la salud no es nueva, pero recién a partir de este trabajo se corrobora la  presunción.


Falta de beneficio de los trombolíticos intravenosos en pacientes con infarto de miocardio mayores de 75 años.

Lack of benefit for intravenous thrombolysis in patients with myocardial infarction who are older than 75 years.

Thiemann DR, Coresh J, Schulman SP, Gerstenblith G, Oetgen WJ, Powe NR

Circulation 2000 May 16;101(19):2239-46

Contrariamente a lo que pensaban los médicos, los antitrombóticos no son tan beneficiosos entre los pacientes con más de 75 años y pueden incrementar su riesgo de muerte. Los sujetos mayores que reciben trombolíticos son cerca del 40 por ciento y suelen morir a los 30 días del tratamiento si se comparan con los sujetos de su misma edad que no toman medicación.

El estudio ha utilizado los datos del Proyecto Cardiovascular Cooperativo realizado en 7.864 pacientes con edades comprendidas entre los 65 y los 86 años que ingresaron en un hospital como consecuencia de un infarto de miocardio y que eran candidatos a terapia antitrombótica. Entre los pacientes con edades comprendidas entre los 76 y los 86 años, los patrones se cambiaron: la tasa de muerte de los pacientes tratados con trombolíticos fue del 18 por ciento comparada con el 15,4 por ciento de los pacientes que no recibieron medicación.

Una de las razones de estas diferencias es que los estudios sobre los fármacos antitrombóticos se empezaron a llevar a cabo hace una década y los enfermos mayores no se seleccionaban porque tenían más edad y su patología era más severa.

Asociación del carácter hostil con la calcificación de arterias coronarias en jóvenes adultos.

Association of hostility with coronary artery calcification in young adults: the CARDIA study. Coronary Artery Risk Development in Young Adults.

Iribarren C, Sidney S y col.

JAMA 2000; 283: 2.546- 2.551

Se reporta que la hostilidad produce un mayor riesgo de calcificación en las arterias coronarias, especialmente en los individuos más jóvenes.

Se evaluaron si los niveles de hostilidad o irritación, que ya en anteriores investigaciones publicadas en Circulation y Life Sciences se habían relacionado como un marcador predictivo de enfermedad arterial coronaria (ver DM del 2-V-2000), se asociaban con una calcificación arterial coronaria, que se considera como un marcador de aterosclerosis subclínica.

El análisis ha incluido a un grupo de 374 mujeres y hombres de raza blanca y negra, de edades comprendidas entre los 18 y los 30 años, que participaban en el Estudio de Desarrollo del Riesgo en Arteria Coronaria en Adultos y Jóvenes (Cardia). Dicho estudio realizaba exámenes a los cinco y a los diez años: los niveles de hostilidad se valoraron mediante la escala Cook-Medley, y la calcificación coronaria se valoraba con el empleo de un escáner de tomografía computarizada de haz de electrones de cada corazón.

El bajo peso al nacer eleva el riesgo de cardiopatía materna

George Davey Smith y col.

BMJ 2000; 320: 839-840.


El bajo peso en el nacimiento determina el riesgo de que la madre padezca una cardiopatía, según un trabajo publicado en el último número de la revista British Medical Journal. El estudio, realizado por un equipo de investigación de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, ha demostrado que por cada kilogramo de reducción en el peso al nacer de un neonato, se duplica el riesgo de la madre de sufrir una enfermedad cardíaca. Los investigadores utilizaron como peso de referencia 3,5 kg.

En este ensayo, en el que se analizaron un total de 45.000 madres de entre 15 y 45 años que dieron a luz en el período de 1976 a 1997, se halló una estrecha relación inversa entre el peso de los neonatos y la mortalidad materna por causas cardiovasculares.
Los científicos destacaron que esta relación se encuentra enmarcada en la que existe entre el tabaco, la bebida y la obesidad en las madres, y la reducción de peso de los recién nacidos.

Relación entre concentraciones de polen del aire y mortalidad cardiovascular y respiratoria.

Relation between airborne pollen concentrations and daily cardiovascular and respiratory-disease mortality [letter]

Lancet 2000 Apr 29;355(9214):1517-8

Brunekreef B; Hoek G; Fischer P; Spieksma FT

La variación diaria de las concentraciones del polen influye en el índice de mortalidad debida a patologías cardiovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y neumonía. apunta que los días de polución alta suponen un incremento del 5-10 por ciento en el índice de mortalidad.

Los investigadores sugieren que las exacerbaciones agudas de las inflamaciones alérgicas se hallan relacionadas con elevadas exposiciones al polen. Estas exposiciones pueden precipitar los fallecimientos debidos a neumonía, EPOC y enfermedades cardiovasculares entre los pacientes que sufren este tipo de alteraciones.

Los niveles altos de polen causan más de un 5% de muerte por patología cardiovascular, e incrementan además la mortalidad en los pacientes con EPOC y neumonía.

Espectroscopía de resonancia magnética nuclear miocárdica con P-31 anormal en mujeres con dolor de pecho pero angiogramas coronarios normales.

Abnormal myocardial phosphorus-31 nuclear magnetic resonance spectroscopy in women with chest pain but normal coronary angiograms

N Engl J Med 2000; 342: 829-835.

Buchthal SD; den Hollander JA; Merz CN; Rogers WJ;


Este trabajo proporciona una evidencia directa de una respuesta metabólica anormal al ejercicio isométrico en al menos algunas mujeres con dolor torácico compatible con la presencia de isquemia miocárdica, pero sin estenosis coronarias angiográficamente significativas.

En el nuevo trabajo del Centro de Investigación de Medicina Nuclear de la Universidad de Alabama, en Birmingham, Estados Unidos, se ha observado que 7 de las 35 mujeres (el 20 por ciento) con dolor torácico sin estenosis coronarias significativas presentaron una disminución del cociente de fosfocreatina /ATP durante el handgrip (técnica del apretón de manos), lo que correspondió a más de dos desviaciones estándar por debajo del valor medio observado en las mujeres controles que no presentaban dolor. No hubo diferencias entre los dos grupos sobre hemodinámica en reposo y handgrip.

Hipercolesterolemia leve y muerte cardíaca prematura: se infraestiman los riesgos patológicos?

 

Mild hypercholesterolemia and premature heart disease: do the national criteria underestimate disease risk?

J Am Coll Cardiol 2000 Apr;35(5):1178-84   

Kwame O, Akosah KO; Gower E; Groon L; Rooney BL; Schaper A

La cardiopatía es cada vez más frecuente en menores de 50 años. Un estudio que se publica en The Journal of the American College of Cardiology apunta a que la enfermedad cardíaca, que se creía que era poco común en pacientes jóvenes, es cada vez más frecuente.

El equipo del Centro Médico Luterano de La Crosee ha estudiado a 449 pacientes menores de 50 años que ingresaron en un hospital con un síndrome coronario agudo. Esos pacientes representaron el 22 por ciento de todos los ingresos hospitalarios por dicha patología durante el período de seguimiento, que fue de dos años. La edad media de los participantes era de 44 años y el 30 por ciento eran mujeres.

La enfermedad coronaria apareció en el 46 por ciento de las mujeres y en el 67 por ciento de los hombres ingresados por síndrome coronario agudo, y la mayoría presentaba obstrucción en más de tres arterias. Entre los que presentaban enfermedad cardíaca, el 36 por ciento de las mujeres y el 47 por ciento de los hombres sufrió un infarto agudo de miocardio. 

PCR (proteína C reactiva) y otros marcadores de inflamación, en la detección de riesgo cardiovascular en mujeres.

C-reactive protein and other markers of inflammation in the prediction of cardiovascular disease in women

N Engl J Med 2000; 342: 836-843.

Ridker PM; Hennekens CH; Buring JE; Rifai N

Este es un trabajo prospectivo fue llevado a cabo en 28.263 mujeres postmenopáusicas sometidas a un período medio de seguimiento de tres años.

Se eligieron diversos marcadores, de los cuales la proteína C reactiva de alta sensibilidad (PCR-as), la amiloide A sérica, la interleucina 6 y la molécula de adhesión intercelular soluble de tipo 1 (MAICs-1) fueron los más representativos.

El PCR-as fue el factor predictivo univariante más potente del riesgo de eventos cardiovasculares, aunque todo los modelos predictivos que incorporaron marcadores de la inflamación junto con parámetros lipídicos resultaron ser significativamente mejores para la predicción del riesgo que los basados únicamente en los lípidos (P<0,001).

Las concentraciones de PCR-as y de amiloide A sérica fueron factores predictivos significativos del riesgo incluso en el subgrupo de mujeres con unas concentraciones de colesterol LDL por debajo de 130 mg/dL (3,4 mmol/L).

En los análisis multivariantes, los únicos marcadores plasmáticos independiente predictivos del riesgo fueron la PCR-as y el cociente entre el colesterol total y el colesterol HDL.

Ensayo randomizado comparativo de triflusal y aspirina luego del infarto agudo de miocardio.

Randomized comparative trial of triflusal and aspirin following acute myocardial infarction

Cruz-Fernandez JM; Lopez-Bescos L; Garcia-Dorado D; Lopez Garcia-Aranda V y col.

Eur Heart J 2000 Mar;21(6):457-65

El triflusal ha demostrado que tiene la misma eficacia que la aspirina para la prevención del infarto agudo de miocardio (IAM), pero su seguridad es superior.

El triflusal es un antiagregante plaquetario que, según el citado trabajo, al igual que la aspirina, pertenece a la familia de los salicilatos, pero presenta un mecanismo de acción diferente que conlleva menos efectos adversos (problemas gástricos y episodios hemorrágicos). Por ello, los autores recomiendan este fármaco para pacientes con cardiopatía isquémica o con riesgo de ACV.

El estudio TIM es el primer ensayo clínico internacional dirigido desde España en el que se analiza un fármaco en comparación con la aspirina para el tratamiento de la fase aguda del IAM. En él han participado 29 centros de España, Italia y Portugal, en los que se analizaron los datos de 2.275 pacientes con IAM, de entre 18 y 80 años de edad, durante un período de cuatro años.

El sitio de ligaje de las subunidades beta gama de las proteínas heterotriméricas G en la kinasa del receptor beta adrenérgico.

The binding site for the beta gamma subunits of heterotrimeric G proteins on the beta-adrenergic receptor kinase.

J Biol Chem 1993 Apr 15;268(11):8256-60

Walter Koch

 
Investigadores de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, han demostrado que al bloquear la ruta de una enzima se puede prevenir un infarto. Los expertos observaron que si se inhibe la enzima cinasa receptora beta adrenérgica(ß-ARK) directamente después de un ataque cardíaco se puede mantener la función del corazón. Los resultados proporcionan una nueva y prometedora fórmula para tratar y quizás para prevenir el fallo cardíaco. Más que perjudicar al corazón, como indican algunas teorías, bloquear la ß-ARK protege al corazón de la sobreestimulación que puede conducir al fallo cardíaco.

Estos experimentos son el primer paso para desarrollar un nuevo tipo de terapia contra la insuficiencia cardíaca congestiva, patología que a menudo se acelera tras un infarto. Si los resultados experimentales se confirman en humanos, los inhibidores de la ß-ARK podrán emplearse durante un ataque para prevenir o retrasar el fallo cardíaco.

Bajo uso de la aspirina entre pacientes externos con enfermedad arterial coronaria.

Aspirin use is low among United States outpatients with coronary artery disease.

Circulation 2000 Mar 14;101(10):1097-101

Stafford RS


A pesar de las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón, sólo el 26 por ciento de los sujetos con enfermedad coronaria en Estados Unidos toman aspirina. El tratamiento regular con aspirina reduce el riesgo de trombos en pacientes que ya han sufrido un infarto agudo de miocardio. Por eso, la Asociación Americana del Corazón aconseja a los pacientes que han tenido un IAM o presentan angina inestable tomar aspirina, ya que rebaja el riesgo de recidivas y de hospitalización frecuente a consecuencia de una angina recurrente.

Un estudio en el que se han revisado 10.942 visitas médicas a sujetos con infarto agudo de miocardio muestra un ligero aumento del uso de la aspirina, ya que en 1980 era del 5 por ciento y en la actualidad es del 26 por ciento. Aun así, los investigadores creen que la aspirina está infrautilizada.

Algunos pacientes son más propensos que otros a tomar aspirina con carácter preventivo. Los hombres la consumen más que las mujeres: el 29 por ciento frente al 21. Un mayor porcentaje de sujetos menores de 80 años está bajo tratamiento con aspirina: el 28 por ciento frente al 17 de los mayores.

Relación entre raza y sexo respecto del uso de la terapia de reperfusión en pacientes con infarto agudo de miocardio pertenecientes al sistema Medicare.

Relation of Race and Sex to the Use of Reperfusion Therapy in Medicare Beneficiaries with Acute Myocardial Infarction

John G. Canto, Jeroan J. Allison y col.

N Engl J Med 2000; 342:1.094-1.100.

Los autores revisaron las historias clínicas de 234.769 pacientes de la seguridad social americana (Medicare) afectados por IAM. A partir de aquí, identificaron 26.575 que cumplían los estrictos criterios para la administración de la terapia de reperfusión. Posteriormente, llevaron a cabo el análisis bivariante y multivariante de los cocientes de prevalencia para determinar los factores predictivos de la utilización de la terapia de reperfusión en cuatro subgrupos de pacientes clasificados en razón de la raza y del sexo.

De los pacientes candidatos, los hombres blancos fueron los que con mayor frecuencia recibieron la terapia de reperfusión (59 por ciento), seguidos de las mujeres blancas (56 por ciento), los hombres negros (50 por ciento) y de las mujeres negras (44 por ciento). Tras los ajustes correspondientes en función de las características demográficas y clínicas, las mujeres blancas tuvieron la misma probabilidad de recibir terapia de reperfusión que los hombres blancos, algo que no sucedió con las mujeres de raza negra.

Buen pronóstico a largo plazo para la miocarditis fulminante, comparada con la miocarditis aguda.

Long-term outcome of fulminant myocarditis as compared with acute (nonfulminant) myocarditis

N Engl J Med 2000 Mar 9;342(10):690-5

McCarthy RE 3rd y col.


La hipótesis planteada era que los pacientes con miocarditis fulminante tienen un mejor pronóstico a largo plazo que los que tienen miocarditis aguda (no fulminante). Para llevar a cabo el estudio, se identificó a 147 pacientes a los que se consideró afectados de miocarditis.

La miocarditis fulminante se diagnosticó dependiendo de las características clínicas que incluían, entre otros síntomas, deterioro hemodinámico severo y fiebre. El período medio de seguimiento fue de 5,6 años. Un total de 15 pacientes cumplieron los criterios de miocarditis fulminante y 132, los criterios de miocarditis aguda. De los pacientes con miocarditis fulminante, el 93 por ciento estaban vivos sin haberse llevado a cabo trasplante cardíaco once años después de la biopsia (intervalo de confianza del 95 por ciento, 59 a 99 por ciento), frente a únicamente el 45 por ciento de los que habían presentado una miocarditis aguda.

Después de los ajustes en función de la edad, los resultados histopatológicos y de los parámetros hemodinámicos, la miocarditis fulminante fue un factor predictivo independiente de la supervivencia. La supervivencia libre de trasplante no difirió significativamente entre los pacientes considerados afectos de una miocarditis activa.

Causas subyacentes y sobrevida a largo plazo de  pacientes con miocardiopatía inicialmente idiopática.

Underlying causes and long-term survival in patients with initially unexplained cardiomyopathy

N Engl J Med 2000 Apr 13;342(15):1077-84

Felker GM; Thompson RE y col.


 Para definir las causas, los investigadores valoraron el pronóstico de 1.230 pacientes con miocardiopatía. Según la causa subyacente, se agruparon las siguientes categorías: miocardiopatía idiopática (616 pacientes); miocardiopatía periparto (51); miocardiopatía debida a miocarditis (11); cardiopatía isquémica (91); enfermedad miocárdica infiltrativa (59); hipertensión (49); infección por el VIH (45); conectivopatía (39); abuso de sustancias (37); tratamiento con doxorrubicina (15), y otras causas (117). Para valorar la asociación entre la causa de la miocardiopatía y la supervivencia se utilizó el análisis de riesgos proporcionales de Cox.

Durante un seguimiento medio de 4,4 años, fallecieron 417 pacientes y 57 fueron sometidos a trasplante cardiaco. Frente a los pacientes con miocardiopatía idiopática, las enfermas con miocardiopatía periparto tuvieron una supervivencia más prolongada y la supervivencia fue menor en miocardiopatía por enfermedad miocárdica infiltrativa, infección por VIH, tratamiento con doxorrubicina y cardiopatía isquémica.

Estudio del desfibrilador implantable canadiense: ensayo randomizado comparativo con amiodarona.

Canadian implantable defibrillator study (CIDS) : a randomized trial of the implantable cardioverter defibrillator against amiodarone.

Circulation 2000 Mar 21;101(11):1297-302   

Connolly SJ; Gent M; Roberts RS;

Una nueva escala de evaluación puede ayudar a tomar decisiones más exactas sobre si a una persona debería administrársele medicación o implantarle un aparato para ajustar una irregularidad cardíaca que puede ser mortal, según un artículo publicado esta semana en Circulation.

Robert Sheldon, de la Universidad de Calgary, en Alberta, Canadá, y director del estudio, afirma que los desfibriladores implantables son mejores que la medicación para los pacientes ancianos y más enfermos, que sufran taquicardia o fibrilación ventriculares. Por el contrario, la medicación puede ser mejor para personas más jóvenes.

El medicamento habitual en estas situaciones es la amiodarona, que cambia la química que crean las corrientes eléctricas en el corazón y evita muchas recurrencias, pero puede conllevar importantes efectos secundarios. Por tanto, comparados con el tratamiento médico, los desfibriladores implantables reducen a la mitad la mortalidad por taquicardia ventricular o por fibrilación ventricular en personas mayores de 70 años.


Redirección asimétrica del flujo a través del corazón.

Asymmetric redirection of flow through the heart.

Nature 2000 Apr 13;404(6779):759-61 

Kilner PJ; Yang GZ; Wilkes AJ; Mohiaddin RH

El reflujo ventricular no obstruye la función eyectiva del corazón?.

Las asimetrías y curvas del interior del corazón humano permiten que el flujo sanguíneo siga un recorrido que irrigue, de forma adecuada, las zonas del organismo que precisan más oxígeno. Las formas característicamente curvadas del sistema circulatorio constituyen todo un modelo de acción que imitaría al de una catapulta, con la que se ejerce fuerza para impulsar el flujo sanguíneo desde el corazón.

Los investigadores han observado, en varios voluntarios, estas corrientes internas del sistema circulatorio con técnicas de resonancia magnética, y refieren que la peculiar arquitectura del corazón produce modelos de flujo sanguíneo en las dos aurículas que impulsan hacia fuera la sangre a través de las válvulas cardíacas.

Los científicos británicos, que han filmado esta corriente sanguínea, destacan también que la sangre dentro de los ventrículos se redirige, asimismo, hacia el exterior. Este importante retroceso que acaece cuando la sangre se bombea hacia fuera no interrumpe el flujo sanguíneo dentro del ventrículo.

Efectos del metoprolol de liberación controlada en la mortalidad total, las hospitalizaciones y el bienestar general en pacientes con falla cardíaca: el estudio randomizado Metoprolol CR/XL Merit - HF.

Effects of controlled-release metoprolol on total mortality, hospitalizations, and well-being in patients with heart failure: the Metoprolol CR/XL Randomized Intervention Trial in congestive heart failure (MERIT-HF). MERIT-HF Study Group

JAMA 2000; 283: 1.335 -1.337.

Hjalmarson A; Goldstein S; Fagerberg B y col.


Se han seguido 3.991 pacientes de 14 países con insuficiencia cardíaca crónica que recibieron metoprolol o placebo además de la terapia estándar utilizada en estos casos. Los investigadores estimaron que los pacientes que tomaron metoprolol presentaron una reducción del riesgo de la mortalidad total y de la tasa de hospitalización del 19 %, cifra que fue del 31 % en el riesgo de mortalidad y hospitalización por empeoramiento del cuadro, del 32 % en el de muerte o trasplante cardiaco, del 39 % en el de muerte cardíaca o IAM no fatal y del 32 % en el de mortalidad y hospitalización urgente.

Entre los pacientes que recibieron metoprolol CR/XL, el número de hospitalizaciones y el tiempo de ingreso a consecuencia de un empeoramiento de la enfermedad cardíaca se redujo, mientras que el estado funcional y los síntomas de la insuficiencia cardíaca crónica mejoraron significativamente. 

Asociación entre la respiración irregular del sueño, la apnea del sueño y la hipertensión en un estudio amplio basado en comunidad: El Estudio de Salud Cardíaca durante el Sueño.

Association of sleep-disordered breathing, sleep apnea, and hypertension in a large community-based study. Sleep Heart Health Study

JAMA 2000; 283: 1.829-1.836.

 Nieto FJ.
 

Existe asociación entre los problemas de respiración durante el sueño y la hipertensión. No obstante, teniendo en cuenta estos datos, no se recomienda estudiar a todos los hipertensos para ver si presentan además problemas de sueño. Sí se ha visto que cuanto mayor es la apnea, existe mayor riesgo de HTA. 

Los pacientes seleccionados en el trabajo presentaban apnea del sueño y otras anomalías cardiovasculares. Los investigadores observaron que la prevalencia de hipertensión era mayor en los pacientes cuanto mayores eran los problemas de sueño a causa de la respiración. Los pacientes que presentaban un mayor grado de apnea tenían un riesgo mayor de desarrollar hipertensión que aquellos con un grado menor de anomalía del sueño. Las tasas variaban del 43 por ciento del grupo de pacientes que sufrían una apnea leve hasta el 67 por ciento del grupo más afectado por los problemas del sueño.

Los sujetos con niveles elevados de apnea o saturación de oxígeno por debajo del 90 por ciento durante el período de sueño se asocian con un mayor tasa de hipertensión.

Heparinas de bajo peso molecular versus aspirina en pacientes con accidente cerebro-vascular (ACV) agudo isquémico y fibrilación auricular: estudio randomizado a doble ciego.

Low molecular-weight heparin versus aspirin in patients with acute ischaemic stroke and atrial fibrillation: a double-blind randomised study. HAEST Study Group. Heparin in Acute Embolic Stroke Trial.

Lancet 2000; 355: 1.205-1.209.

Berge E; Abdelnoor M; Nakstad PH; Sandset PM


Las heparinas de bajo peso molecular (HBPM) no serían superiores a la aspirina en el tratamiento del ictus isquémico agudo en pacientes con fibrilación atrial. Los pacientes con ictus isquémico agudo y fibrilación atrial presentan un riesgo incrementado de recurrencia temprana del ictus y el tratamiento anticoagulante con heparinas se ha recomendado a pesar de que no existieran datos sobre el balance de riesgos y beneficios.

Se han empleado 100 unidades internacionales por kilo de peso de dalteparina administradas dos veces al día, frente a 160 mg de aspirina una vez al día en 449 pacientes con ictus isquémico agudo y fibrilación atrial.

El primer objetivo que se quería medir era si el tratamiento con heparinas de bajo peso molecular, iniciado a las 30 horas de que se produjera el ictus, era superior al empleo de la aspirina para prevenir la aparición de un nuevo ictus en los primeros 14 días. La frecuencia de la recurrencia de ictus isquémico durante los primeros 14 días fue similar en ambos grupos.

Infarto agudo de miocardio complicado con fibrilación auricular en los ancianos. Prevalencia y evolución.

Acute myocardial infarction complicated by atrial fibrillation in the elderly: prevalence and outcomes.

Circulation 2000 Mar 7;101(9):969-74

Rathore SS; Berger AK; Weinfurt KP y col.


Los pacientes añosos que han sufrido un infarto agudo de miocardio y además presentan fibrilación atrial tienen un peor pronóstico. Se examinaron a 106.780 sujetos mayores de 65 años que habían sufrido un ataque al corazón. Uno de cada cinco pacientes, el 22 por ciento, presentó fibrilación auricular unas veces anterior al IAM y otras posterior. Así, los infartados con fibrilación atrial experimentan un riesgo mayor de muerte y de discapacidades a corto y a largo plazo.

Asimismo, del estudio se desprende que los pacientes con fibrilación auricular son más propensos a desarrollar un ictus. La tasa de muerte en el hospital era del 25,3 por ciento frente al 16 por ciento; a los 30 días la mortalidad era del 29,3 por ciento en el grupo de fibrilación auricular frente al 19,1 por ciento, y después de un año ascendía al 48,3 por ciento frente al 32,7 por ciento.

En conclusión, la fibrilación atrial tras un IAM empeora el pronóstico.


El efecto de la angioplastia de balón en la hipertensión en la estenosis ateroesclerótica de la arteria renal.

The effect of balloon angioplasty on hypertension in atherosclerotic renal-artery stenosis. Dutch Renal Artery Stenosis Intervention Cooperative Study Group

N Engl J Med 2000; 342: 1.007-1.014.

van Jaarsveld BC; Krijnen P; Pieterman H; Derkx FH; Deinum J y col.

Aleatoriamente se asignó a 106 pacientes hipertensos que presentaban estenosis aterosclerótica de las arterias renales -definida como una disminución del diámetro de la luz en más de un 5 por ciento- y unas concentraciones séricas de creatinina de 2,3 mg por decilitro o menos, a la realización de una angioplastia renal transluminal percutánea o a recibir tratamiento farmacológico.

La inclusión también requería que los pacientes tuvieran una presión arterial diastólica de 95 mmHg o más a pesar del tratamiento con dos fármacos antihipertensivos, o un aumento de al menos 0,2 mg por decilitro de creatinina durante el tratamiento con un inhibidor de la enzima de conversión de la angiotensina.  

En la valoración inicial, en el grupo en que se realizó la angioplastia, las cifras medias de presión arterial sistólica y diastólica fueron de 179+/-25 y 104+/-10 mmHg, respectivamente, en el grupo que recibió tratamiento farmacológico. A los tres meses, las cifras de presión arterial fueron similares en ambos grupos (169+/-28 y 99+/-12 mmHg, respectivamente, en los 56 pacientes del grupo de angioplastia y 176+/- 31 y 101+/-14 mmHg, respectivamente, en los 50 pacientes del grupo farmacológico; P=0,25 en la comparación de la presión sistólica entre los dos grupos y P=0,36 en la comparación de presión diastólica entre los dos grupos).

Eventos cardiovasculares en pacientes hipertensos randomizados con doxazosina o clortalidona: el "Estudio de tratamiento antihipertensivo y hipolipemiante para prevenir el ataque cardíaco".

Major cardiovascular events in hypertensive patients randomized to doxazosin vs chlorthalidone: the antihypertensive and lipid-lowering treatment to prevent heart attack trial (ALLHAT). ALLHAT Collaborative Research Group

JAMA 2000; 283:1.967-1.975.

Davis BR y Grupo Colaborativo ALLHAT.

La clortalidona reduce el riesgo de eventos cardiovasculares combinados en pacientes de alto riesgo con tratamiento antihipertensivo mejor que la doxazosina. El estudio incluyó a 42.448 pacientes que tenían 55 años o más de edad y eran hipertensos y, al menos, presentaban otra lesión coronaria u otro factor de riesgo. Los pacientes pertenecían a 625 centros de Estados Unidos y Canadá y fueron asignados de forma randomizada a recibir clortalidona, doxazosina, amlodipino o lisinopril.

Los investigadores observaron que la mortalidad total no se diferenció entre los pacientes que tomaron clortalidona o los que tomaron doxazosina, ni se comprobaron diferencias significativas entre el riesgo de muerte por enfermedad coronaria o por infarto agudo de miocardio entre los dos grupos. Sin embargo, los tratados con doxazosina presentaban un mayor riesgo de ictus que los de la clortalidona.

La radiografía dental de rutina puede predecir el riesgo de infarto o derrame cerebral.

Dental X-rays used to predict heart attack, stroke

Journal of the American Dental Association - April 5, 2000

Carter, L.

Ya es sabido que los trombos arteriales elevan el riesgo de infarto de miocardio o de ictus; desafortunadamente, mucha gente no constata que presenta tales trombos hasta que no sufre el infarto o el ictus, cuando el daño es ya casi inevitable. Un estudio concluye que ciertas pistas derivadas de una radiografía dental rutinaria podrían aportar información sobre el riesgo de sufrir estos accidentes vasculares.
El trabajo, sugiere que las calcificaciones en las arterias carótidas pueden predecir la muerte por patología cardiovascular.

El ensayo ha evaluado a 818 nativos americanos de Arizona, un grupo que destacan por su elevada incidencia de la diabetes tipo 2 y por su baja tendencia al tabaquismo. Este subgrupo ha sido el modelo para determinar los factores de riesgo de patologías cardiovasculares. Los investigadores han realizado radiografías convencionales entre 1983 y 1990; el seguimiento de los individuos finalizó en 1998.
 
El 7,5 % presentaron muestras de calcificación en las arterias carótidas. Se estima que esta placa calcificada se encuentra únicamente en el 3 % de la población general.

Las personas que presentan esta calcificación en las arterias carótidas tienen hasta dos veces más probabilidades de fallecer por infartos o por ictus, comparadas con las personas sin dicha placa.

 

Expresión tempranda de factores de angiogénesis en la isquemia miocárdica aguda y el infarto.

Early expression of angiogenesis factors in acute myocardial ischemia and infarction.

N Engl J Med 2000 Mar 2;342(9):626-33

Lee SH; Wolf PL; Escudero R y col.

Investigadores de la Universidad de California, en San Diego, han analizado la expresión temprana de factores de la angiogénesis en la isquemia y el infarto miocárdico agudo. El trabajo, ha analizado el factor inducible de la hipoxia 1 y el factor de crecimiento del endotelio vascular.

El aumento del valor de la subunidad a del factor inducible de la hipoxia 1 (FIH-1a) es una respuesta temprana a la isquemia o al infarto miocárdicos, según los resultados de una investigación. En ella se asegura que esta respuesta define, a nivel molecular, una de las primeras adaptaciones del miocardio humano a la deprivación sanguínea. Además, se indica que la subunidad FIH-1a es un marcador temporal útil de un miocardio afectado de forma aguda.

Cuando en el miocardio se produce una deprivación de sangre se inicia un proceso de isquemia, infarto y remodelado miocárdicos. El FIH-1 es un activador transcripcional del factor de crecimiento del endotelio vascular (FCEV), fundamental para el inicio de las respuestas celulares tempranas a la hipoxia. Se investigaron patrones espaciales y temporales de la FIH-1a y del FCEV en muestras de tejido cardíaco humano para verificar las respuestas moleculares tempranas a la hipoxia miocárdica.