EMPRENDIMIENTOS TECNOLOGICOS:

Inteligencia Artificial (IA) y Sistemas Expertos

La IA es una disciplina que tiene un interés teórico, en la medida en que modela la inteligencia humana, y un interés práctico, ya que tiene múltiples aplicaciones tecnológicas. Para realmente ser " inteligente" , un sistema tiene que ser capaz de aprender, es decir, incorporar nuevos conocimientos a las bases existentes, y aprovecharlos para mejorar su rendimiento global.

Hay tres líneas de desarrollo en IA:

Redes neuronales. Trata de imitar la mecánica del cerebro humano, de unidades interconectadas. El modelo tiene muy pocas variables: el número de neuronas, el número de conexiones de entrada y salida de cada una, y el carácter de activa o inactiva de cada conexión. Sin embargo, estas variables se combinan en infinitas formas. Son utilizados con ventajas en aplicaciones tales como el reconocimiento de patrones, de los cual un ejemplo es el OCR (cuando un escáner reconoce las letras de un escrito).

Sistemas de lenguaje natural. Tratan de reproducir el lenguaje natural, en general el inglés. Se usan para la representación del conocimiento, la mejor interfase con el usuario, y para efectuar deducciones lógicas. El ejemplo típico es la traducción automática.

Todas las aplicaciones de los sistemas de lenguaje natural referidos al lenguaje castellano representan oportunidades para los emprendedores locales.

Sistemas expertos. Este es el área que brinda más oportunidades a los emprendedores. Sirven para resolver cuestiones complejas, en las cuales hay muchos factores involucrados, se necesita tener en cuenta una amplia base de datos históricos, y donde se puede definir alguna regla que permita la toma de decisiones rápida.

Se los aplica con éxito en: medicina, química, biología, administración, industria, etc.

Un ejemplo típico son los programas para elaboración de presupuestos. Por ejemplo, un sistema experto para imprentas permite presupuestar libros en función de número de páginas, formato, calidad y gramaje del papel, etc. Pero no se limita a multiplicar y dividir, sino que tiene en cuenta factores como el grado de ocupación de las máquinas, los tiempos posibles de entrega, las características conocidas del cliente, etc.

En el área bancaria hay sistemas que evalúan las solicitudes de créditos o tarjetas de crédito en base al historial del cliente y del banco, a los números que ofrece el interesado y a factores externos al banco. Además de la fría lógica, estos sistemas toman en cuenta el modo de proceder del personal que tiene mucha experiencia en el tema y ha desarrollado una " intuición" especial para diferenciar buenos de malos clientes.

Emprendimientos en sistemas expertos. Ideas y sugerencias.

Volver